ESCALOSFRIANTE, ATERRADOR

ESCALOSFRIANTE, ATERRADOR, ¿DE QUIEN ES LA RESPONSABILIDAD?

Parece un caso inédito en la humanidad, del niño sicario y degollador de México pero no es así, los hay en México, en Chile, Colombia, en el Perú, en los EE.UU., en todo sitio se cuecen habas, especialmente en los países de corte capitalista. El problema se reflejo en esa pelicula traumatisante de antaño: “LA NARANJA MECANICA” en los que el abandono de la niñez es motivada por que el padre y la madre tienen que trabajar, abandonando a los hijos librados a su suerte, expuestos a los pedófilos, violadores, viciosos, etc. etc. En tal virtud, la responsabilidad recae en todos, es de la misma sociedad que está sufriendo los estragos de la delincuencia y la corrupción, que ha posibilitado con su sistema y que ha patrocinado —y patrocina— la fábrica de delincuentes que hoy nos amenaza. A esa misma sociedad le corresponde participar en su clausura. Tenemos que trabajar en la reconstrucción del tejido social. Recuperar los espacios públicos, redefinir las reglas de convivencia, sonreír, ser corteses con quienes nos rodean, especialmente con los ancianos, damas y niños indefensos abrir espacios de oportunidad para los jóvenes, abandonar la cultura de la transa y el abuso de nuestros semejantes. Y esto significa recuperar nuestros parques, dar los buenos días al vecino, destinar algunas horas a la semana para hacer trabajo social, respetar los semáforos, pagar a tiempo las cuotas de los condominios, no tirar basura a la calle, respetar a quienes nos sirven, no permitir violencia en la familia, interesarnos por los demás y un larguísimo etcétera que requiere iniciarse ahora para beneficiar a quienes vivan aquí dentro de 20 años, como lo refiere Eduardo Sánchez. Habría que agregar que esta peculiar delincuencia que refleja la conducta de la irresponsabilidad de los padres, a las frustraciones graves sufridas por los niños que les crea una rebeldía que no es para algo sino contra algo, esa rebeldía motivada fundamentalmente por la falta de cariño a nuestra semilla, que serán el futuro que pueble el planeta, si es que hay FUTURO; sin pandilleros ni niños asessinos. Otros de los factores es la conducta delincuencial de algunos padres, que infringen castigos cruelísimos a sus menores hijos, estos miserables padres, son los motivadores, en gran parte de la k fábrica de delincuentes niños y juveniles que esta aso9lando nuestra sociedad. Cada hijo, cada nacimiento debería ser controlado en forma rigurosa por entes estatales, con leyes bastante severas en contra de los padres abusivos o irresponsables, igual control, en los alberges, guarderías infantiles. Los guaguaguasis, en donde no se puede negar que el trato a estos niños es empírico y cruel. POR SUS FRUTOS LOS CONOSEREIS. EL ESTADO, EN FORMA PRIORITARIA Y RESPONSABLE DEBERIA ASUMIR LA PALABRA DEL MAESTRO. “DEJAD QUE LOS NIÑOS VENGAN A MI”

3 comentarios to “ESCALOSFRIANTE, ATERRADOR”

  1. ronald vidal Says:

    ATERRADOR,

    PARADOJICAMENTE, EL PAIS QUE SE JACTA DE SER EL MAS PODEROSO Y DESRROLLADO, TIENE LOS INDICES MAS ELEVADOS DE MALTRATO INFANTIL.

    La Violencia contra los Niños

    ——————————————————————————–

    “Los niños son las grandes víctimas de los maltratos físicos o psíquicos en el hogar. En los niños, el efecto de la violencia es devastador. Van acumulando trastornos de ansiedad, se convierten en personas depresivas, con un aumento considerable de la conducta agresiva, son los futuros pandilleros, que ahora se han convertido en un peligro para la humanidad.

    En la edad adulta, estos niños tienen más posibilidades de padecer transtornos psiquiátricos y conductas suicidas, explica el doctor José María Sémelas, psiquiatra y psicopedagogo español.

    “En el documento titulado ‘Los hijos, don precioso de la familia y la sociedad’, preparado por el Presidente del Consejo Pontificio para la Familia, el cardenal Alfonso López Trujillo, para el III Encuentro Mundial del Santo Padre con las familias, se afirma: ‘Muchos niños no encuentran, por diversos motivos, una acogida conforme a su dignidad. El derecho que tienen los hijos a ser acogidos, amados, respetados y formados integralmente en el hogar, es muchas veces olvidado o conculcado.’ ”

    (Tomado de “Si hay amor y respeto”, publicado en “Alfa y Omega”, No. 247/15-11-2001, Madrid, España.)

    .
    .
    Maltrato de infantil- sólo estas palabras nos horrorizan. ¿Cómo puede alguien causar intencionalmente dolor a un niño inocente y desamparado? Sin embargo, esto sucede legalmente 4,500 veces al día en EE.UU., cada vez que una criatura es víctima del aborto.

    Si se dejan a un lado las palabras y la retórica sobre el aborto, hay que hacerle frente a la horrible realidad. Los niños por nacer que no son deseados por sus padres, son quemados, envenenados, cortados y despedazados en el claustro materno. Los niños prenacidos no difieren en nada de los recién nacidos, solamente son más jóvenes. Muchos podrían vivir si nacieran prematuramente. Todos sufren horribles dolores antes de morir abortados. ¿Es acaso un derecho de la mujer el poder decidir sobre la vida o la muerte del ser inocente que lleva en sus entrañas? ¿ O es tal supuesto “derecho” un caso de maltrato infantil o de verdadero homicidio, con un nombre diferente?

    Estadísticas en EE.UU.

    Aunque existe una controversia en torno al número correcto de casos de niños maltratados, lo que sí se sabe con certeza es que dicho número ha aumentado dramáticamente

    Año Número total % Incremento
    l973 l67,00

    l980 785,l00 370%
    l987 2,025,20

    1,112%

    ….

  2. worsdinresistance Says:

    En el país que tiene la mayor economía mundial y se precia de ser vitrina de la protección de los derechos humanos, los niños EN TODO SITIO SE CUECEN HABAS.. Son el grupo poblacional más pobre. Cualquiera aseguraría el peligro del futuro.. Hoy resulta una realidad que la niñez es el sector más vulnerable de la sociedad estadounidense pues cerca de 17 millones de niños padecen inseguridad alimentaria, según datos de Feeding America.

    Esta organización reúne 200 Bancos Alimentarios y la organización caritativa de distribución de alimentos más importante del país.

    En Estados Unidos, pobreza y hambre van de la mano. El 20,7 por ciento de los niños son pobres, con destaque para los hispanos que alcanzan un 33,1 por ciento, indicó recientemente un informe del Instituto Pan para el Mundo, un movimiento religioso en contra de la hambruna.

    Según el estudio, el problema de la inseguridad alimentaria afectó en 2009 el 14,7 por ciento de los hogares estadounidenses, aunque los hispanos enfrentaron más estas penurias con un 26,9 por ciento.

    El análisis realizado en base a cifras de la Oficina del Censo y del Departamento de la Agricultura asegura que el índice general de pobreza entre los estadounidenses es de 14,3 por ciento, aunque la afectación entre los hispanos llegó hasta el 25,3 por ciento.

    En territorio estadounidense, al menos el 34,9 por ciento de los latinos menores de 18 años padecieron hambre, cifra superior al compararla con el 23,2 por ciento de los infantes en la población del país.

    Como resultado de una severa crisis económica y el desempleo que afecta a más de 14 millones de estadounidenses, el 30 por ciento de las familias hispanas tuvieron que recurrir a fondos de ayuda de alimentos para aminorar la hambruna.

    El Instituto señaló que esta situación repercute en la salud de la población y por ejemplo, precisa, los niños latinos sufren de forma desproporcionada de obesidad, diabetes, asma e hipertensión.

    La línea de pobreza determinada por el gobierno federal de Estados Unidos está fijada en ingresos de 21 mil 756 dólares al año para una familia de cuatro personas.

    Datos de la Fundación Annie E. Casey aseguran que la reciente recesión eliminó muchos de los beneficios económicos para los niños nacidos a finales de la década de los años 90, mientras plantea que es preocupante la cantidad de menores afectados por las ejecuciones hipotecarias, con embargos de viviendas, todo lo cual complica su bienestar.

    Un informe de este grupo asegura que, en 2010, el 11 por ciento de los niños tenía al menos un padre o madre sin empleo.

    Mirado desde otra arista, los niños latinos son el sector poblacional que más aumenta en este país y, al mismo tiempo, engrosa su porción más pobre.

    Según el último Censo del 2010, los latinos son ya poco más de 50 millones de personas, y constituyen la minoría más importante del país.

    Su población infantil (menores de 17 años) es la que más crece en comparación con otros grupos de edad y pertenencia étnica: hoy son 17 millones y se incrementaron un 39 por ciento en sólo la última década, según el Pew Hispanic Center.

    Uno de cada cuatro niños en el país vive sin acceso seguro a suficiente comida nutritiva: “Los niños afroamericanos enfrentan la peor crisis desde los tiempos de esclavitud y, en diversas áreas, los menores hispanos y aborígenes se encuentran en situación similar”, asegura el centro de estudio.

    Los niños latinos no saben si comen hoy ni si comerán mañana: más de un tercio vive en condiciones de pobreza y de inseguridad alimentaria, plantea el informe The State of AmericaÂ?s Children, 2011.

    La crisis también golpea despiadadamente al futuro estadounidense. El mantenimiento de los programas de ayuda alimentaria se encuentra amenazado por los cortes de presupuesto o por cambios de proyectos que dificultan el funcionamiento de la red de seguridad social para la infancia pobre.

    A partir de 2007, cuando arreció la recesión económica, se incorporaron más de 800 mil personas al programa de ayuda WIC (Supplemental Nutrition Program for Women, Infants and Children).

    El 76 por ciento de los destinatarios de este programa son niños y adolescentes.

    Algunos afirman que la sociedad estadounidense maltrata a su propio relevo, al no garantizarle la satisfacción de las necesidades básicas.

    Para hacer más crítica esta coyuntura, la Oficina del Censo aseguró en su último informe que el número de pobres en Estados Unidos puede incrementarse por cuarto año consecutivo.

    Datos de la entidad indican que la tasa de pobreza en el país es de 14,3 por ciento, o sea, un equivalente a 43 millones 600 mil personas.

    Analistas del tema sostienen que a inicios de la década de los 70, los niños estadounidenses eran el principal segmento de pobres en el país.

    La pobreza infantil creció de manera sostenida desde 2000 hasta 2009 en un 18 por ciento, al saltar de 2.5 millones a 14.7 millones con incidencia notable en los estados del sur y las minorías, según la Fundación Annie E. Casey. Si se parte del entendido de que los niños son la esperanza del mundo y su futuro, los estadounidenses enfrentan un serio problema.

    Cuestión aún más crítica al conocer que este país, junto a Somalia, son los únicos dos miembros de las Naciones Unidas que no han ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño.

    Fuente: Argenpress.info – LUIS BEATÓN – (PL) – 16/09/11 –

  3. worsdinresistance Says:

    No solo es hambre alimentario, sino tambien hambre de cariño y protección paternal, son las consecuencias de un liberalismo económico mal llevado, que desempara totalmente su niñez y Juventud que desmeboca en el pandillaje y delincuencia, en las drogas y satura las cárceles posteriormente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: