PARADOJA DE PARADOJAS

PARADOJA DE PARADOJAS.
Mal que pese a los americanos, en las encuestas realizadas a nivel Universal determinan que el país más violento es el de los Estados Unidos de Norte América. Es una contradicción la que se presenta, que los países más violentos son los más religiosos. Dicen los encuestados, que: Los estados unidos es el país único que pone en peligro la existencia de la vida en la Tierra, este país es el más religioso y, paradójicamente odia a países religiosos como Irak e irán, por cierto su mejor socio comercial es un país muy religioso y que financia a los talibanes; arabia saudita o saudí, dueña del siete por cien de los estados unidos, paradoja, el país que más los odia (arabia saudita) es el dueño del siete por cien de ese país al que odia que es los estados unidos y también es una paradoja en el tapete, la dicotomía: si el adelanto científico marcha al mismo nivel cultural, parece que no es así , las cosas no marchan al mismo nivel. En el año 45 a.n.e. Marco Tulio Cicerón escribió sus Disputas Tusculanas, donde le da un sentido diferente al término cultura. Lo vincula al cuidado de la razón y le abre el camino a su empleo en el funcionamiento de algo que no era la tierra, como es lo que con el tiempo se llamó cultura juris, cultura litterarum, cultura linguae, cultura en la técnica para que el hombre sepa distinguir lo bello de la creación del ser humano, pero estos conocimientos se han desviado a encaminar la ciencia y la tecnología como fuerzas destructoras. En Nueva York, 18 de enero. Desde que ocurrió el tiroteo del 8 de enero en Tucson que dejó seis muertos, en Estados Unidos han fallecido, 800 personas más por violencia con armas de fuego. O sea que la violencia sigue en incremento Estamos en el siglo XXI de la Era Cristiana, con el Maestro de Maestros que predico la doctrina del amor, pero predicó en el desierto, a una especie que está desarrollando su inteligencia a nivel extraordinarios, que tienen a Cristo como su guía y maestro único, pero que no cumplen las predicas que el enseñó.
El nivel de violencia registró un promedio global de 1.98 puntos en 2010, respecto a los 1.94 de 2007, lo que representó un incremento de 2.0 por ciento, explicó el Instituto para la Economía y la Paz, organismo civil que elaboró el reporte. El comentario lo centro bajo dos preguntas: EE.UU de Norte América, indudablemente es el País más Poderoso del Mundo, que quiere controlar la violencia en los de demás Países, sin embargo, aquí la paradoja más saltante. NO PUEDE CONTROLAR SU VIOLENCIA INTERNA, i sin embargo, exporta la violencia a los demás países, como es el caso del aniquilamiento de Osama Bin Laden, líder de la red islamista Al Qaeda y el hombre más buscado del mundo desde los atentados del 11 de septiembre, murió en un operativo especial estadounidense en Pakistán, informó el domingo el presidente Barack Obama. Nacido en Riad alrededor de 1957 (no se conoce la fecha exacta), Osama Bin Laden, era el duodécimo hijo de un magnate saudí de la construcción cercano a la familia real. Estudió ingeniería civil y comercio en la prestigiosa universidad King Abdul Aziz de Yeda y se vinculó en 1973 a grupos islamistas. Sus amigos de la época lo describen como un joven respetuoso, reservado, y gran estudioso de los principales textos del wahabismo, forma puritana del islam sunita.
Este siniestro personaje, que alguna vez, que recordará la historia fue uno de los más protegidos de los EE.UU. cuando luchó contra los soviéticos con la ayuda indirecta de la CIA, los servicios secretos estadounidenses, que le pagaron a través de los servicios secretos paquistaníes. Tras la derrota de los soviéticos, en 1989, volvió a su país, donde lo recibieron como un héroe, e impartió numerosas conferencias en mezquitas y colegios sobre el éxito de la yihad (guerra santa). Tras el estallido de la Guerra del Golfo, en enero de 1991, Bin Laden declaró la “guerra santa” a Estados Unidos por haber ocupado su tierra natal. En 1992, regresó a su país, pero Riad le retiró el pasaporte saudí. En ese momento, Bin Laden se instaló en Sudán, con el beneplácito de las autoridades de Jartum.
Se le atribuye ser el autor intelectual del más espectacular atentado 11 de septiembre de 2001, contra el World Trade Center en Nueva York y el Pentágono, que dejaron casi 3.000 muertos, Estados Unidos lanzó una operación de gran envergadura para tratar de localizarlo. Y ofreció 25 millones de dólares por toda información que permitiera su captura. Otros atentados tuvieron lugar en agosto de 1998, cuando dos coches bomba dejaron 224 muertos al estallar simultáneamente en las embajadas estadounidenses en Tanzania y Kenia y es así como se convierte, en el enemigo público número uno del Gran País del Norte.
Estas atrocidades atribuidas a Bin Laden, sólo son concebibles en una mente absolutamente distorcionada. Efectivamente merecía ser Juzgado y determinarse su culpabilidad, en un proceso justo, se le hubiese impuesto la máxima pena. Pero no es concebible el aniquilamiento de un ser humano, sin ser oído en juicio, principio Universal contemplado en todas las Constituciones del Mundo y los Derechos Humanos así lo determinan. Un procedimiento contrario significa un retorno a la justicia cavernaria de las primeras etapas de la humanidad.
La vigencia plena de los derechos humanos es un indicador de avance o retroceso de todo Estado y sociedad que aspira a vivir en democracia. En este sentido el trabajo de defensa y promoción que realizan defensoras y defensores de derechos humanos es parte imprescindible de la columna vertebral de todo régimen democrático.
Uno de los principales retos que las y los defensores enfrentan consiste en que su labor no está debidamente reconocida ni valorada por las autoridades y la sociedad en general. Las y los defensores tienen que hacer frente a muchos de los prejuicios que aún subsisten en torno a los derechos humanos. No se han valorado las aportaciones que hacen con su actividad al fortalecimiento de la democracia, al combate de la impunidad, a la protección de los derechos de las víctimas, a generar espacios de diálogo y rendición de cuentas, a dar voz a los que no la tienen y, en general, a trabajar por una sociedad más justa. La falta del debido reconocimiento los coloca ya en una situación de vulnerabilidad. Parece que este principio universal del justo juicio y derfecho a la defensa, ha sido vulnerado por el Gobierno de los EE-UU. Al ordenado su aniquilamiento a como dé lugar.
Ahora bien, OTRA DE LAS INTERROGANTES QUE LA HISTORIA TIENE QUE RRESOLVER, es si el aniquilamiento de Bin Laden CONSOLIDARA LA PAZ EN EL MUNDO-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: